Últimas noticias

“Leopoldo somos todos” una iniciativa que ha transformado a la comunidad de la I. E. Reino de Bélgica

Experiencia Significativa

Escrito por: Laura Cristina Castro Castro

Desde hace cinco años, este plantel escolar, ubicado en el barrio María Cano de la comuna 3, Manrique, viene implementando una cultura institucional que atraviesa e impacta todos sus proyectos, mejorando el rendimiento académico, la convivencia y la vida misma de los estudiantes, profesores y hasta padres de familia.

En 2018, con el apoyo de la plataforma Laboratorio Vivo, algunos maestros crearon un metología que aprovechó el aprecio y la confianza que los alumnos sentían hacia ellos para combatir los problemas de convivencia en el establecimiento, por lo que empezaron a organizar descansos en los que jugaban parqués, ajedrez, dominó, golosa, lazo y otros pasatiempos tradicionales con los chicos, con el fin de escucharlos y de preguntarles por su día a día, por lo que pasaba en sus casas, por su estado de ánimo…

Fue así como nació el proyecto institucional Leopoldo, que recibió su denominación en referencia al nombre de la institución, puse Leopoldo I fue el primer rey de los belgas y otros dos reyes con este nombre han hecho parte de dicha monarquía.

 “El descanso es el espacio que más habla”

Es lo que expresa Jorge Iván Cardona, rector de la I. E. Reino de Bélgica, quien señala que gracias a la estrategia de Leopoldo “los docentes han podido detectar a los chicos que están achantados, aburridos o beligerantes; acercarse a ellos y analizar qué les pasa”, y ello ha permitido contrarrestar los problemas de convivencia que se acrecentaron con la pandemia y tener una interacción excelente hoy en día.

Y es que con la llegada de Cardona al plantel se logró involucrar a los directivos docentes y demás maestros para llevar la iniciativa a más escenarios, surgiendo así “Con Leopoldo soy bilingüe”, “Con Leopoldo suenan las guitarras”, “Con Leopoldo prendo y aprendo” y otras acciones. Incluso, al notar su acogida, Laboratorio Vivo le envió a la institución una carta del tarot con un corazón que representaba cómo veían el proyecto, “y ese corazón empezó a verse reflejado, a latir en todo el colegio y se volvió nuestro ícono, que hasta fue dibujado en un mural por los propios estudiantes”, explicó la profesora Elvia Urrego.

Asimismo, impulsados por el grupo Fuerza Joven, integrado por los líderes y mediadores escolares, los alumnos se han encargado de pintar los otros muros de la institución o de adornarlos con materas hechas de material reciclable y flores que ellos mismos cultivan.

Ese compromiso de los alumnos hacia el proyecto es proporcional a los beneficios que ellos han tenido con el mismo; por ejemplo, Valentina Rojas, del grado once dice que gracias a Leopoldo ha aprendido a trabajar en equipo; “yo era una chica que no compartía mucho con mis compañeros, siempre prefería hacer las cosas por mí misma, pero ahora conozco a mis compañeros y comprendo que está bien dejarse ayudar y ayudar al otro”.

Por su parte, Carolina Patiño, también de once, resalta que esta estrategia ha ayudado a mejorar la convivencia, porque fortalece las relaciones interpersonales, el aprendizaje o desarrollo de valores y la unión y empatía con los demás compañeros.

Leopoldo impacta no solo a los estudiantes

Una prueba de que este proyecto institucional ha traspasado los muros del plantel es que, durante el confinamiento por la pandemia, varios chicos que hacían parte de la estrategia Cultivando con Leopoldo empezaron a cultivar sus huertas caseras, contribuyendo así con la estética de sus antejardines y del barrio, en general, y sobre todo con la economía de su hogar. “Los muchachos ya no tenían que comprar tomates, zanahorias, coles o cilantros en la tienda, sino que los tenían en su casa. Es más, tenemos un estudiante que ya tiene un emprendimiento y nos vende sus productos”, afirma el rector de la institución.

De igual forma, Johan Arango, estudiante del grado undécimo, señala que Leopoldo ha hecho más chévere, divertida y cercana la relación con los profes e incluso ha logrado involucrar más a los padres en el proceso educativo; “ahora nuestros papás nos ayudan más con las actividades y hasta participan en los actos cívicos, bailando o cantando. Hoy ellos tienen más presencia en el colegio”.

Experiencia Significativa
Experiencia Significativa

Información para periodistas
Secretaría de Educación
Eduar Rendón 3176637476